Sin categoría

La reaparición del capitalismo protestante y la caída de la Iglesia católica / Era Trump

El nuevo Protestantismo


La membresía de la Iglesia católica está disminuyendo en todas las naciones del mundo, mientras que al mismo tiempo el protestantismo y las membresías islámicas se están expandiendo. Hay algunas razones interesantes para esto, que presagian un futuro incierto para el Vaticano y la institución del Papa.

Los estadounidenses encuestados que se criaron como católicos es del 32%. La misma encuesta indicó que solo el 21% seguía siendo católicos practicantes. Esta es una disminución dramática que refleja una amplia variedad de características culturales cambiantes. Hay más reducciones que tienen lugar en todo el mundo. Algunas naciones y regiones, como Sudamérica, están experimentando una membresía constante o una ligera disminución, los miembros existentes están envejeciendo y la edad media sigue aumentando con las generaciones más jóvenes que buscan en otros lugares.

Compare esto con el crecimiento del protestantismo en los países en desarrollo, incluida América del Sur, donde la población católica se está estancando.

En casi todos los lugares donde se mire, la membresía católica está estancada con una población que envejece o está en declive y está siendo reemplazada por la expansión del protestantismo y el Islam. Los intentos por parte del Papa Francisco de construir puentes con las otras religiones del mundo con toda probabilidad tienen más que ver con una estrategia de supervivencia en lugar de con un esquema de religión mundial infame que está destinado a fracasar.

La Iglesia católica ha estado tradicionalmente alineada contra el comunismo y el socialismo, aunque a veces ha contradicho su posición oficial al trabajar con tales regímenes en todo el mundo. Aun así, no fue hasta que el Papa Francisco anunció públicamente su apoyo al socialismo en 2016 cuando la Iglesia se separó de sus tradiciones y, a su vez, la mayoría de sus miembros en el mundo desarrollado. Este cambio oficial en la política de la Iglesia solo acelerará el declive de sus miembros y se sumará a la creciente población de lo que comenzaremos a llamar el Nuevo Protestantismo.

El Papa Francisco también ha abrazado los ideales de la izquierda liberal y su promoción de las fronteras abiertas y la migración masiva. Estas políticas socialistas contribuyen al aumento de las poblaciones islámicas en las naciones católicas y protestantes que una vez fueron dominantes. Con el vacío en el liderazgo dejado por la Iglesia, es inevitable que las membresías protestantes solo aumenten a un ritmo más rápido para compensar y oponerse al aumento de la población islámica.

La ética y los principios del protestantismo fueron fundamentales para la fundación de los Estados Unidos y el nacimiento del capitalismo. Ambos casos se han realizado de manera competente a lo largo de los años, con pocos argumentos en contra de la importancia del protestantismo en la búsqueda de la libertad material y espiritual.

Cualquiera que sea su política, no se puede negar la realidad de la victoria electoral de Trump en 2016. Este fue un cambio dramático en la dirección de la cultura occidental y seguirá teniendo repercusiones en las próximas décadas. Este “nuevo nacionalismo moderno” se está extendiendo por todo el mundo mientras que las poblaciones protestantes antes tranquilas, y los católicos que se convierten al protestantismo, se están dando cuenta de la amenaza de una invasión cultural islámica y de las izquierdas liberales que abrazan los ideales destructivos y fallidos del socialismo.

La Doctrina Trump está revirtiendo décadas de ingeniería cultural marxista destinada a trasladar a los Estados Unidos desde sus principios fundadores a un estado comunista. El Papa Francisco ha colocado a la Iglesia en el lado equivocado de la historia y será conocido como el último Papa católico. Eso no quiere decir que no habrá otros Papas, pero ya no serán católicos en el sentido tradicional de la palabra.

Un Nuevo Protestantismo en crecimiento podría apoderarse gradualmente de la Iglesia Católica y de todos sus instrumentos de poder y riqueza. Los protestantes originales derrocaron el control católico de casi la mitad de Europa hace 500 años. Existe una creciente necesidad dentro del corazón humano de tener una relación directa con Dios que supere la orientación de intermediarios de la Iglesia y el Papa.

El Papa es solo un hombre y no es el representante de Cristo en la Tierra. Esa es una posición blasfema que la Iglesia y el Papa deben tomar, que es en gran parte la razón por la cual Martín Lutero y otros protestantes tempranos consideraron al Papa como el Anticristo, ya que la institución del Papa se había establecido como Dios mismo. Hay muchas citas que se pueden encontrar en estos primeros protestantes donde expresan tales opiniones.

El hambre en el corazón del Hombre por la libertad material y espiritual solo está creciendo e indicaría que todavía estamos en las primeras etapas de la Reforma Protestante, aunque comenzó hace 500 años. Cuando se trata de tales cosas, el tiempo importa poco. Es improbable que el Papa y la Iglesia Católica sobrevivan al mundo cambiante de Trump y se transformen en una nueva versión de algo alineado con el Nuevo Protestantismo.

O quizás, puede sentirse más cómodo con la ética y los principios de la fe islámica. Pensar que el Vaticano podría convertirse en una institución islámica puede no ser tan descabellado como parecería inicialmente. La cultura europea se está transformando lentamente bajo la influencia islámica en expansión, pero hay un movimiento nuevo “nacionalista moderno” que se extiende por toda Europa y que, si no lo ha hecho ya, se encontrará alineado con el Nuevo Protestantismo de Trump en América.

El fallido experimento marxista en América ( Clintons-Obamas y Demócratas)  causará un vacío que se llenará con este Nuevo Protestantismo a medida que porcentajes aún mayores de la población despierten y busquen solaz y consuelo en nuevos ideales y principios. El protestantismo está bien posicionado para capitalizar este vacío.

Este artículo será difícil de comprender para algunos y hasta puede hacer que otros se enojen. Pero hay un patrón claro que emerge dentro de toda la confusión y los ciclos de noticias engañosas. El escándalo sexual dentro de la Iglesia es solo uno de estos, y aunque puede ser fundamental para derribar a la Iglesia, existen mayores fuerzas dispuestas contra el Papa.

Estar atentos a este patrón de fricción entre Trump y su Nuevo Protestantismo y la Iglesia Católica y el Papa. Comenzó durante la campaña en 2016 y continuará y cobrará impulso a finales de este año y hasta 2019. Hay enormes piezas históricas y culturales que se mueven en el gran tablero de ajedrez del mundo. Estos movimientos sacudirán los cimientos de la Tierra y cambiarán para siempre la dirección de la humanidad.

JC COLLINS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s